Amotinamiento en las cárceles de Colombia: ¿Quién está detrás?

Amotinamiento en las cárceles de Colombia: ¿Quién está detrás?

Hacia las 10:00 pm del día de ayer, los reclusos de distintas cárceles se amotinaron, creando caos al interior de los Institutos Penitenciarios. Los colombianos estábamos en nuestra segunda noche de cuarentena, cuando por redes sociales comenzaron a circular miles de videos en el interior, y en el exterior, de los Institutos Penitenciarios, con presos intentándose fugar, Agentes del INPEC heridos, sonidos de disparos y un fuego que salía de las ventanas de las cárceles.

Aunque un par de horas después, la Fuerza Pública y el INPEC logró controlar la situación, la preocupación por lo que pasó al interior de las cárceles es muy grande. No solo por la sobrepoblación que hay allí, también por el acceso que tienen los presos a distintos elementos, que sobre el papel, están prohibidos al interior de los Institutos Penitenciarios.

Los reclusos tenían celulares, con los que grabaron la situación al interior de su patio y llamaron incluso a periodistas, para contar su versión lo que estaba pasando (¿Plan orquestado?). De igual manera, hay videos circulando que muestran a los presos con fusiles en mano, ¡algo inaudito en los centros penitenciarios!

Pero por otro lado, las características del amotinamiento en distintas cárceles el día de ayer, dan muestra de un plan coordinado: el día, la hora, la forma y la difusión, fue la misma en todas las cárceles. Sería una gran casualidad que llegara a pasar lo mismo en tantas cárceles, en distintas ciudades del país, sin que estuviera coordinado.

Algunos Congresistas han argüido que es un plan de distracción a los funcionarios del INPEC, por parte de los extraditables, para lograr escapar. Dicho plan fue apoyado por milicias de los grupos terroristas ELN y FARC. Es más, la forma de actuar nos recuerda a los colombianos aquel 21 y 22 de noviembre, cuando luego de unas marchas altamente violentas y que puso al país en vilo, se desató un plan de invasión a propiedad privada por parte de distintas personas, para crear pánico en los ciudadanos.

¿Quién está detrás de todo esto? Es una información que las autoridades deben esclarecer. Sin lugar a dudas, son grupos que quieren incendiar el país, por cumplir con sus objetivos. Pero mientras se aclara la información, es importante tomar medidas: se deben construir nuevas cárceles, se debe uniformar a los reclusos e involucrarlos en un trabajo, que pague su manutención y también les de un ahorro para cuando salgan libres. Finalmente, se deben verificar las medidas de seguridad al interior de las cárceles y los posibles casos de corrupción, no puede permitirse que un recluso tenga un celular y mucho menos un fusil.

Igualmente, no podemos seguir permitiendo que los delincuentes se conviertan en víctimas, que el día de mañana la historia no culpe a nuestra Fuerza Pública, que lo que hace hoy y todos los días, es arriesgar su vida enfrentándose a terroristas, delincuentes, bandidos, para asegurar la nuestra.

¡Las cárceles no pueden seguir siendo una Universidad del delito, deben ser centros de resocialización!