¡Bienvenido, Lorent!

¡Bienvenido, Lorent!

“Dio a nuestra generación un ejemplo de activismo político y de cómo no se debe cohonestar con las injusticias. Especialmente con las de aquellos que se aferran a los cargos que detentan poder a través del miedo y de artimañas violentas.”

América latina ha recuperado a un hijo: Lorent Saleh. Este joven venezolano fue expatriado por el nefasto gobierno que aún desangra a su país natal. Ahora en un intento desesperado para bajar la presión y el rechazo de la comunidad internacional, lo alejó de su madre y de sus amigos. Esto lo hicieron, con el propósito de callarlo pero sé que no será así.

El joven Saleh, con quien tuve la oportunidad de compartir hace algunos años en escenarios de debate político, dio a nuestra generación un ejemplo de activismo político. Dio ejemplo de cómo no se debe cohonestar con las injusticias. Especialmente con las de aquellos que se aferran a los cargos que detentan poder, a través del miedo y de artimañas violentas.

Recuerdo específicamente que durante los años 2013 y 2014 conversamos en múltiples ocasiones. Saleh, pesar de los problemas de su país en donde se encontraba su familia, jamás quebrantó su espíritu combativo. Pero no malinterpreten la palabra combativo, Saleh lo era en favor de la libertad. Aun, cuando por esos días en los medios de comunicación informaban sobre los decesos de los estudiantes universitarios. Decesos que ocurrían en las marchas de protesta contra el régimen de Maduro, muchos de ellos sus amigos.

Este valiente joven, pasó 4 años sometido al ostracismo por el oprobioso régimen que se instaló en Venezuela. Régimen que ni siquiera le respetó sus derechos, incluido el del debido proceso. Es bien conocido en la comunidad internacional que la separación de poderes en dicho Estado es ficticia. Se sabe que la aplicación y el respeto a los tratados internacionales en materia de DD.HH, no es más que una pantomima perversa, para ganar algo de aceptación.

Hoy por fortuna, Lorent se encuentra en España. En este país en fue acogido con el respeto y la admiración bien merecida por su implacable determinación para hacer de Venezuela un lugar mejor. Espero que allá tenga la oportunidad de sanar las heridas que le dejó el injusto encierro durante un cuatrienio. Donde pueda seguir formándose como profesional. Donde pueda, como líder político, continuar con su activismo en favor de la libertad y de la democracia.

Concluyo diciendo: más jóvenes valientes y racionales, así como Lorent, necesitan los países de américa latina.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Carlos Cárdenas

    Excelente editorial.

Comentarios cerrados.