A nuestras Fuerzas Armadas… MUCHAS GRACIAS
Foto tomada de: https://www.militar.org.ua

A nuestras Fuerzas Armadas… MUCHAS GRACIAS

Acá estamos, todos tenemos un sueño, un anhelo, buscamos dejar una huella con algo. Unos en la música, otros en la política, otros formando una familia y un hogar. He escuchado “quiero ser presidente”,  ser abogado (a) y así con cada profesión. Y créanme, no es tan difícil cumplirlo. ¿Qué necesitamos? Amor, pasión, disciplina, tenacidad y resiliencia.

Ahora bien, si hay algo que admiro profundamente, algo que amo con todo mi corazón desde que soy una bebé, es a las Fuerzas Armadas. Desde niña se que si en algo podría ser buena es cumpliendo órdenes y sirviendo al país en cualquiera de las instituciones de las Fuerzas Armadas. Ser policía es el servicio a la comunidad de cerca. Es apoyar a las personas y guiarlas, enseñarles el camino de la bondad y la compasión.

También, el Ejército, institución en la que he pasado la mayoría de mi vida. Ésta, me ha enseñado de la disciplina y el amor por la patria. Salir a defender a mi país y a  personas que no conozco. Me ha enseñado a dejar a un lado el sueño y el hambre. Me ha hecho caminar en la selva bajo la lluvia, embarrarme hasta los ojos y llegar a casa y sonreír. Siempre, esperando el abrazo de mis hermanos, hermanas, papá, mamá y de todos a los que llamamos familia.

Y qué decir de la Fuerza Aérea, el sueño de los niños que aman los aviones. Creo que entrar a esta amada institución es de esas historias de vida memorables. Es un sueño cumplido. Un sueño que convierte a un niño que juega con aviones, en un adulto que recorre los cielos de esta patria hermosa.

Por último, los mares. Señores de la Armada, tienen dos océanos para convertir a niños y niñas en hombres y mujeres cumpliendo un sueño. Personas que luego multiplican el amor por este país.

Ninguno de estos proyectos de vida es fácil, pero tampoco imposible. Quiero tener un gesto de amor, una venia de admiración por ustedes, que sacrifican tiempo, vida y alma por Colombia. Un país que ahora mismo está dividido por odios y rencores. Quiero levantar una bandera por mis Fuerzas Armadas de Colombia y decirles que aquí tienen una voz, una amiga  y quien los defienda   siempre.