A propósito de la nueva flota de Transmilenio

A propósito de la nueva flota de Transmilenio

Ad portas de las elecciones locales en Bogotá, uno de los temas fundamentales es lograr reducir la contaminación ambiental de la ciudad. Justamente, en los últimos días, la alcaldía de Bogotá dio a conocer que la nueva flota de Transmilenio está lista. Dicha flota de Transmilenio, contará con 1,133 buses, de los cuales 672 funcionarán con Diésel. Es decir, el 59% contará con tecnología Euro V. Mientras que el 41% será de gas natural, Euro VI.

Para empezar, entendamos los tecnicismos de la nueva flota de Transmilenio. El que una parte de la nueva flota de Transmilenio vaya funcionar con Diésel, significa que las emisiones de gases contaminantes se reducirán a 0,3%. Los principales gases contaminantes que produce el Diésel son: monóxido de carbono, óxido de nitrógeno, hidrocarburos, y dióxido de azufre.

Para el control de estos gases, se han creado los vehículos tipo “Euro 5”. Euro 5 hace referencia a una normativa ambiental europea. Esta normativa apunta a no tratar solamente el motor de los vehículos, sino a tratar también aquellos gases contaminantes que salen por el escape.

En específico, el principal gas que trata el Euro 5, es el óxido de nitrógeno. Dicho gas, genera lluvia ácida y gases tóxicos. Gracias al control de estos gases, las emisiones de un carro Diésel Euro V, son más bajas en comparación a un carro Diésel Euro I o II.

Es de recalcar que la actual flota de Transmilenio, es Euro II. Es decir que, la contaminación ambiental que genera la nueva flota de Transmilenio, es mucho menor que la actual. Un vehículo Euro II, produce la misma cantidad de contaminación que 5 vehículos Euro V. Es por esto que, la contaminación que producirá la nueva flota de Transmilenio se reduce al 0,3%.

Ahora bien, otra cantidad de articulados de la nueva flota de Transmilenio, funcionará con gas natural. Según la normativa europea, estos son vehículos Euro VI. Este tipo de vehículos, ayudan a ejercer un mayor control, comparado con el Euro V, sobre los gases contaminantes.

Además, el que funcione a partir de gas natural, es una gran ganancia para el medio ambiente de los capitalinos.. Así entonces, si la flota Euro V, produce 0,3% de contaminación y es solo a base de Diésel, las emisiones de gases contaminantes de un vehículo Euro 6, es nula.

Ahora bien, La decisión, como era de esperarse, causó polémica. Unos sectores afirmaron estar en desacuerdo por no ser una flota eléctrica. Mientras que, otros sectores se mostraron satisfechos, pues se están comenzando a tomar medidas frente a la contaminación ambiental.

Por un lado, el sector que se opone a la nueva flota de Transmilenio, argumenta que la flota de Transmilenio debió ser completamente eléctrica. Este es el caso de la concejal María Fernanda Rojas. Dicha concejal afirmó que con esta licitación, se perdió la oportunidad de introducir vehículos con tecnologías más limpias.

Por otro lado, existe un sector ampliamente de acuerdo con la nueva flota de Transmilenio. Este es el caso de Carlos Fernando Galán. Para este grupo de personas, se debe celebrar que en Bogotá se están adoptando nuevas tecnologías para reducir los niveles de contaminación. Cabe recordar que, las emisiones de contaminación de Transmilenio, se reducirán en un 84%.

De la misma forma, se debe hacer precisión en que para la licitación, solo se presentó una empresa de carros eléctricos: la “multinacional china BYD”. Aquella multinacional se alió con los hermanos Ríos,  actualmente investigados superintendencia de sociedades.

De comprobarse que los hermanos Ríos son los dueños de Recaudo Bogotá, quedarían impedidos para participar en esta licitación. Por lo tanto, si se hubiera elegido esta empresa en la licitación, muy posiblemente, el negocio se hubiera caído. Esto, gracias a la inhabilidad que la superintendencia trata de comprobarle a los Ríos.

Desde Ante Todo Colombia consideramos que, esta es nueva apuesta, es un inicio, para reducir la contaminación ambiental de la capital.  No obstante, se deben implementar más medidas que logren reducir sustancialmente la contaminación ambiental de la ciudad.

Estas medidas no pueden ser vistas en términos ideológicos, las soluciones están en términos tecnológicos. En últimas, lo que todos buscamos es mejorar la calidad de vida de los bogotanos.

Según un estudio de la Universidad de los Andes publicado este año, del 12% al 20% del material particulado en Bogotá es causado por los 10 mil antiguos buses que transitan por la ciudad. Así mismo, los más de 2 millones de vehículos particulares, generan gran contaminación al ambiente, pero no pasan los niveles de contaminación de los buses.

Ahora bien, un estudio de la Universidad Nacional publicado en el presente año, muestra que, al medir por unidad, las motos son las que más contaminan. Según este estudio, esto se da porque en la moto pueden viajar tan solo 2 personas, mientras que en un Transmilenio viajan 140 personas.

Existen otros factores que ayudan a la contaminación ambiental en Bogotá. Esto pueden ser: los camiones que a diario transitan por las salidas de Bogotá, la minería ilegal, los elementos que pueden funcionar a gasolina, entre otros.

Y es que la contaminación en Bogotá no es un juego. Según el Observatorio Nacional de Salud, son 11.000 personas las que fallecen al año, por la contaminación de la ciudad. Cifra escandalosa y que nos lleva a pensar en formas de disminuir de forma drástica los niveles de contaminación en la ciudad.

Así entonces, desde Ante Todo Colombia queremos salirnos de la discusión que hoy en día se lleva a cabo sobre la nueva flota de Transmilenio. Queremos más bien brindar posibles soluciones que se utilizan en otro lado, para controlar los niveles de contaminación.

Como se dijo anteriormente, es cierto que la nueva flota de Transmilenio es un gran paso. Pero, también es cierto que toca seguir dando pasos de este tipo, para tener una reducción realmente significativa en los niveles de contaminación.

Para empezar, debemos disminuir la contaminación que producen los más de 2 millones de vehículos que a diario transitan en Bogotá. Para esto, se puede proponer abrir el mercado a carros eléctricos, que se cargan mediante turbinas de aire. Este tipo de carga se propone ya que, en Colombia no tenemos una infraestructura adecuada para los carros eléctricos.

Así mismo, es importante reducir los trancones que se forman. Para esto, es importante impulsar el “Car Pooling”, que no es otra cosa que compartir el carro con vecinos que a diario se dirijan al mismo sitio. Igualmente, es importante incentivar el uso de la bicicleta en la ciudad.

De la misma manera, los camiones que frecuentemente entran y salen de Bogotá con bienes de otras ciudades y para otras ciudades, deben dejar de ser a gasolina. Según el Laboratorio Nacional para la Energía Sostenible de Estados Unidos, camiones a electricidad no sirven. Esto ya que, las baterías que hoy en día existen, no están hechas para la carga que necesita un camión.

Por ende, la solución sería tener camiones que se impulsen mediante gas natural. Y cambiar el tipo de camiones que se usan para envíos de bienes pequeños, por “Vans” eléctricas.

La última solución que se propone, es reducir los niveles de contaminación que generan los aviones. Esto se puede lograr cambiando los motores hidráulicos del avión, por motores eléctricos que se recarguen mediante energía solar. Así mismo, se debe reducir el tráfico en los aeropuertos. De esta forma, los aviones no estarán dando vueltas por la ciudad, mientras se desocupa una pista.

No importa que tan lejos estemos de las soluciones previamente mencionadas. Lo importante es que esa sea la meta y comencemos a reducir los niveles de contaminación en Bogotá. Basta de peleas que no llevan a nada y más bien propongamos. Desde Ante Todo Colombia proponemos estas soluciones y tú ¿Qué soluciones propondrías?

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Marina Sandoval Romero

    Excelente artículo.!!!. Muy claro y muy bien explicado este tema tan complejo.

    1. Germán Eduardo Vargas

      Muchas gracias Marina, tu comentario nos motiva a seguir trabajando fuertemente, un fuerte abrazo.

Comentarios cerrados.