¡En defensa de nuestros niños y niñas!

¡En defensa de nuestros niños y niñas!

En la última semana, los colombianos nos hemos levantado con horrorosas noticias acerca de la situación de los niños, niñas y adolescentes de nuestro país. Por un lado, el Instituto de Medicina Legal reveló unas cifras sobre abuso sexual, que muestran como las víctimas siguen siendo en su mayoría menores de edad. Por otro lado, un niño de apenas 5 años, fue secuestrado en Norte de Santander. Finalmente,  una niña en Magdalena fue violada, asesinada y posteriormente incinerada por un vecino.

Para empezar, El Instituto de Medicina Legal publicó las cifras a agosto de 2018, sobre las víctimas de presunto abuso sexual en el presente año. Son 15.408 los casos en que menores de edad han sido víctimas. Casi el mismo número del total de casos del año 2006 (alrededor de 19.000 casos).

¿Qué estamos haciendo como ciudadanos para evitar que el número de casos siga aumentando? Hay monstruos con piel de oveja, detrás de nuestros niños, niñas y adolescentes. Estos monstruos le están quitando los sueños a miles de personas que apenas empiezan a vivir. Estos monstruos han hecho pasar a mas de 15 mil familias en el 2018 por su peor pesadilla: el abuso sexual a un ser querido menor de edad.

Sumado a estas cifras, en el Municipio de El Carmen en Norte de Santander, Cristo José Contreras, un niño de 5 años e hijo del alcalde, fue secuestrado. El hecho se presentó cuando el niño iba rumbo a la escuela. Se tienen distintas versiones sobre el hecho, y aunque se pensaba que los secuestradores podían ser los del ELN, hoy estos mismos negaron cualquier responsabilidad con el suceso.

Pedro José Contreras iba rumbo a la escuela, iba a prepararse para cumplir todas las metas que de niño uno puede tener. De seguro, iba pensando en jugar con sus amigos en el descanso. De seguro, se imaginaba que en la noche iba a estar sentado con sus padres, contándoles como le había ido en la escuela. Seguramente ese niño es la alegría de una familia que hoy está sumida en la tristeza.

Ningún niño merece ser secuestrado por hampones. Hampones que les da igual que haya una madre que no pudo saber como pasó la noche su hijo de 5 años. Hampones que dejan familias muertas en vida, como lo es hoy la de Pedro José. Hampones que merecen que todo el peso de la ley caiga sobre ellos.

Además del secuestro de Pedro José, en el municipio de Fundación, en Magdalena, Génesis Rúa, una niña de 9 años, fue abusada sexualmente y posteriormente asesinada e incinerada. ¿A qué clase de enfermo se le pasa por la cabeza hacer sufrir de esta manera a una persona que no llega ni a los 10 años? Es más ¿A qué clase de enfermo se le ocurre hacer algo así con una persona, sin importar si tiene 10, 30 u 80 años?

Génesis fue víctima de un cobarde, un antisocial que merece estar de por vida detrás de las rejas. Le quitó toda una vida por delante a una niña que era el orgullo de su familia. Difícil imaginar que alguien sea capaz de abusar y acabar con la vida de una niña que muy seguramente nunca pensó en hacerle daño a otra persona.

Con todos los sucesos previamente mencionados, en el cual nuestros niños, niñas y adolescentes, han sido abusados, secuestrados y asesinados, no cabe duda de que las medidas para los perpetuadores de estos crímenes deben  ser ejemplares.

Desde Ante Todo Colombia,  condenamos este tipo de atrocidades y nos unimos a las voces que reclaman justicia para estos niños, niñas y adolescentes. Con este tipo de crímenes se debe tener cero tolerancia.  No queremos que pasen unos años en la cárcel y puedan volver a la libertad. Queremos cadena perpetua para estos criminales y que de una vez por todas, entiendan que con nuestros niños, niñas y adolescentes, nadie debe meterse y que quien lo haga, perderá de por vida su libertad.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. debemos hacer un frente comun padres escuelas y comunidades, llevando a cabo un programa de alertas tempranas y prevencion desde los CDI primera infancia, escuelas de padres en los colegios y juntas de accion comunal en los barrios,, podemos desarrollar un programa educativo y articular todo esto con el sector justicia y salud quienes son los primeros en responder ante toda esta problematica
    otra cosa que hay que intervenir es la ruta de atencion de victimas de violencia sexual esta perdido el eslabon entre atencion inicial salud y justicia debemos conformar un grupo especial que involucre profesionales y tecnicos para la atencion prioritaria a estas victimas integrado por profesionales justicia como investigadores y fiscales para estos casos y en la parte de salud criminologos y criminalistas para obtener elementos probatorios iniciales pues el sector salud en cabeza medicos de urgencias la mayoria no tienen ni el tiempo ni muchas veces la pericia para realizar estos procedimientos ademas al contar con un equipo interdicsiplinario que solo se dedique a abordar estos casos les aseguro que la impunidad disminuira

    1. Germán Eduardo Vargas

      Gracias Elisa por comentarnos tu opinión. Nuestro objetivo es generar debate y que con su ayuda construyamos mejores propuestas de cambio.

Comentarios cerrados.