Estonia: el camino hacia una sociedad digital

Estonia: el camino hacia una sociedad digital

Diariamente, los colombianos nos quejamos de los horarios de oficina para realizar trámites con el Estado, nos desesperamos por las largas horas de espera cuando vamos a pagar algún recibo, o de solicitar alguna información a las entidades del Gobierno. Es más, muchas veces es difícil organizarnos, por los múltiples papeles que nos piden para corroborar nuestra identidad.

Por eso, es importante comenzar a caminar hacia una sociedad digital, en donde los trámites se puedan hacer en línea, donde nuestra información se encuentre en el internet y donde muchas vueltas las podamos hacer desde la comodidad de nuestras casas. Tal como sucede en Estonia.

Estonia es uno de los países que más ha invertido en infraestructura digital, haciendo de su sociedad la más avanzada en el mundo, en términos digitales. Hoy sus ciudadanos pueden realizar desde sus casas múltiples trámites y salir a la calle sin necesidad de cargar un montón de papeles. Estonia duró alrededor de 25 años, desde su independencia, para lograr ser uno de los países con más avances tecnológicos. Es más, fue el primer país en habilitar el voto digital en elecciones

La inversión en tecnología en Estonia ha logrado que todos los ciudadanos tengan una identificación digital. De esta manera, al cruzar la frontera, tan solo necesitarán una tarjeta de identificación con un chip en donde está la información. Con esta tarjeta de identificación también pueden firmar documentos y pagar impuestos. Adicionalmente, los ciudadanos pueden acceder en línea a todos los servicios del gobierno, durante las 24 horas. Incluso, hoy el gobierno de ese país entrega residencia virtual a distintas personas, que no viven allí.

A los colombianos nos urge contar con herramientas tecnológicas que nos permitan ahorrar tiempo y en dinero. Países como Estonia, podrían ser un buen modelo a seguir. Dejar de tener que hacer filas interminables para realizar trámites con el Estado y poder votar y pagar impuestos desde la comodidad de nuestra casa, nos permitiría mejorar la calidad de vida

¡La cuarta revolución industrial es un tren que Colombia no puede dejar pasar!