Falta de oportunidades

Falta de oportunidades

Las cifras que revela el estudio más reciente del DANE sobre educación, no son alentadoras. Si bien en los últimos años el país se ha enfocado en garantizar el acceso a la educación para todas las personas, los esfuerzos no han dado los frutos que los colombianos esperamos. De seguro que si en Colombia existieran más oportunidades en el campo de la educación, podríamos ser una potencia a nivel mundial. La educación se puede considerar como el motor del desarrollo para un país en cualquier aspecto (Político, social, económico, agrario, entre otros).

Para empezar, el 56% de los jóvenes entre los 14 y 29 años no tienen educación superior.  Esta cifra demuestra la urgente necesidad de generar políticas que fomenten el aumento en el acceso, a un estudio posterior al colegio. Se debe fortalecer la educación superior pública y ampliar los cupos en estas instituciones. Así, brindaremos más oportunidades a los jóvenes que desean tener educación superior pero que por motivos ajenos a ellos no lo pueden hacer.

Así mismo, apenas el 9% y 10% de padres y madres han alcanzado la educación secundaria. Si para nuestros jóvenes las oportunidades son limitadas, para los adultos las oportunidades fueron nulas. El país debe comenzar a pensar a futuro. Y de seguro, no sería beneficioso en ningún aspecto, que las personas se hagan madres o padres sin tener si quiera secundaria. Al final son ellos el primer filtro de educación de los jóvenes, que como se dice en todos lados, son el futuro del país.

Desempleo Juvenil

Por último, pero no menos preocupante, la tasa de desempleo juvenil es del 16,7%. Desde 2015 esta cifra tiende a aumentar y de seguir así, todo ese talento y dedicación que tenemos los colombianos, se va desaprovechar. Serán otros países los que gocen de las capacidades de nuestros compatriotas. La cifra además, se puede ver como el resultado de las pocas oportunidades que existen en educación, pues sin educación, tener acceso a un trabajo digno y formal, no es fácil de conseguir.

Los jóvenes en Colombia están llenos de ganas, de pasión, de empuje, pero estamos en deuda con ellos por las pocas oportunidades que desde siempre han tenido. Por eso, desde Ante Todo Colombia, se propone que nos la juguemos por cambiar las cifras previamente dadas. Así, esos jóvenes colombianos van a convertir a Colombia en líder regional (y por qué no mundial), en economía, en política, en el aspecto social, en el medioambiental, entre otros. ¡No les fallemos a los jóvenes, son ellos el futuro de nuestro país!