¡La clave es la felicidad!

¡La clave es la felicidad!

Ayer fue navidad y seguramente todos pasamos una noche llena de magia, amor, felicidad y gratitud con nuestros seres queridos.  Ayer fue una de esas noches en las que olvidamos los problemas, para compartir en familia. A todos nos desearon una feliz navidad y a muchos también un feliz año.  Pero cuando dicen la palabra “feliz” ¿A qué se refieren?

Durante muchos siglos, los políticos han intentado descifrar cuál es el clamor de la ciudadanía, para satisfacerlo y ganar elecciones. Pero se complican demasiado, nunca han ido a lo simple, a lo que cualquier persona quiere: la felicidad. Se preocupan tanto por hacer promesas técnicas y sofisticadas, que al final se olvidan de escuchar a los ciudadanos. No tienen en cuenta que lo que una persona siempre le desea a otras, en últimas es felicidad. No cuentan con que más allá del buscar el bien común, también deben buscar la felicidad en todos los ciudadanos.

Pero la idea de este texto no es entrar en la discusión filosófica sobre la definición de “felicidad”. La idea es mostrar que sí hay formas de lograr una sociedad feliz. Y que esas formas, son más simples de las que pensamos.

El índice de mejor calidad de vida de la OECD, y la UNICEF, encontraron la forma de medir la felicidad. Sus estudios revelan que los jóvenes holandeses son los más felices del mundo. ¿Cuál es el secreto? un impecable balance entre el trabajo y la vida social y personal, una excelente calidad de vida y una buena salud.

Los holandeses trabajan alrededor de 30 horas a la semana. Es decir, 6 horas al día de lunes a viernes. Bastante distinto a la mayoría de lugares del mundo, incluyendo Colombia, en donde se trabajan 8 horas diarias. La producción de las empresas no se afecta, pero sus trabajadores si ganan tiempo para atender sus vidas. Solo el 0,5% de los holandeses trabaja más de 30 horas a la semana.

Pero, ¿qué tienen que ver las horas del trabajo con la felicidad de los adolescentes? Fácil, la atención de los padres y madres puede dirigirse a sus hijos durante una mayor parte del día. Así, se generan buenas relaciones familiares y una buena guía para los menores.

Las relaciones en una familia holandesa son mucho más fuertes que en otros países. Por lo general, a los adolescentes no les cuesta hablar con sus padres, ni llevar una buena relación con los mismos. Esto, ha llevado a Holanda a tener un bajo índice de consumo de  alcohol en adolescentes. Holanda ha logrado ser el país con menos consumo de pastillas antidepresivas en adolescentes, per cápita en el mundo. Así mismo, Holanda ha logrado tener bajos índices de embarazo adolescente.

En fin… lo que ha logrado Holanda, es que el 93% de los adolescentes expresen tener una vida satisfactoria. Lejos de lo que pasa en otros países del mundo en donde los adolescentes no se sienten satisfechos. Aunque estas cifras son solo para adolescentes, es importante dejar en claro que en todas las edades, los holandeses son más felices que las personas de otros países.

El secreto de la felicidad entonces, no es solo ser un país económicamente exitoso. También está en lograr dedicar tiempo a la vida de cada uno, en tener una buena salud y buenas relaciones personales.

En Ante Todo Colombia entendemos eso y yendo a lo simple, queremos ser el movimiento ciudadano que busque generar políticas, que lleven a la felicidad de los colombianos. Felicidad que se logra con una buena calidad de vida. Que se logra con condiciones de trabajo dignas y con relaciones interpersonales satisfactorias. Felicidad que se logra comparando las políticas públicas del país, con países en donde la mayoría de ciudadanos son felices.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Dary Gomez

    Excelente artículo Luis Felipe , colombia nesecita de renovación en el gobierno con gente joven, capacitada y autonoma que conozca la realidad que se vive en las familas. y si el tiempo es fundamental ya que hoy en dia los padres ya no tiempo para los hijos por trabajar para llevar el sustento al hogar , el muchos trabajan 8 horas , otros asta 12 horas, a eso sumarle el trabajo y el desplazarse de un lugar al otro hace que todo el mundo llegue agotado. y los hijos por estar en la soledad se refugian en las amistades que en mayor parte, los insitan al alcohol o las drogas muy pocos se ocupan en el deporte o algun trabajo.

Comentarios cerrados.