“La izquierda se había tomado la ciudad y la ciudad no avanzó”: Sara Castellanos
Foto tomada de: https://www.semana.com

“La izquierda se había tomado la ciudad y la ciudad no avanzó”: Sara Castellanos

  • Autor de la entrada:

SEMANA: ¿Cómo fue su llegada al Partido Liberal? ¿Quién buscó a quién? ¿Usted le dijo a sus padres que hablaran con el expresidente César Gaviria o él los buscó a ustedes para ser su candidata?

SARA CASTELLANOS: Siempre hemos tenido una cercanía al partido por mi abuelo, esas generaciones eran super liberales o super conservadoras, y mi abuelo era muy liberal, de hecho mi mamá entró a la política por mi abuelo, él nos habló mucho de la importancia del partido. Le voy a contar una anécdota: mi mamá empezó el  Partido Nacional Cristiano y en la inauguración del partido lo que mi abuelo dijo fue, ‘¡que viva el Partido Liberal!’ (risas). Entonces siempre hemos tenido una cercanía con las raíces del partido liberal, por mi abuelo. 

Desde el año pasado mi mamá tuvo una reunión con Gaviria, hubo una gran conexión a pesar de ser mi mamá de otro partido, de allí nació una  amistad y este año cuando yo tenía que decidir y las cartas estaban abiertas, él le ofreció a mi mamá la posibilidad. A pesar de que mi mamá está en Cambio Radical yo honestamente no me he sentido tan identificada con el partido como tal y para mí lo más importante no es el partido sino poder ejercer mis principios de la mejor forma con total libertad y eso fue lo que encontré en el partido liberal.

Cuando yo conocí al presidente Gaviria también encontré una conexión y lo primero que le manifesté fue que yo necesitaba garantías ya que somos de principios y valores pero hay algunas cosas que van a atacar por estar en el Partido Liberal. Lo que indicó fue que quería que la gente supiera que el partido liberal no está en contra la religión “sino por el contrario hemos sido el partido que más se ha pronunciado protegiendo de alguna forma la libertad de culto, la religión y de hecho por eso queremos ponerte como la cabeza de lista al Concejo de Bogotá”. Ningún otro partido me ofreció  eso y es algo de importancia y bueno yo dije ‘empecemos con pie derecho’. Fue una decisión mía, yo la verdad me sentí bienvenida en el Partido Liberal y tal vez no sentí lo mismo con el Partido Cambio Radical.  

SEMANA: Anteriormente participaba en política pero muy a la sombra de sus padres y de las personas a quien ellos apoyaban,  ¿por qué decidió ahora ser candidata?

S.C.: Antes la preparación me hacía falta y estamos en un medio donde el título importa, donde estudiaste importa, que tu conocimiento importa y también estaba en otra etapa de mi vida, me casé, fui a Brasil por que mi esposo estaba terminando derecho y ahí aproveché para prepararme, y este año sentí que ya podía aportar algo pero si uno se lanza sin un título te critican y ahora, más preparada, sentí que el momento que Bogotá está viviendo es crucial.  Siento que la ciudad progresó con Peñalosa y por eso estoy con Miguel Uribe y me imagino un gobierno con él y yo como concejal y buenos ediles; se va a ver la diferencia. La izquierda se había tomado la ciudad y la ciudad no avanzó. 

SEMANA: Se rumora que a Germán Vargas Lleras no no le gustó para nada la idea de su aspiración al Concejo por el Partido Liberal ¿Qué puede decir al respecto?

S.C.: Eso es verdad (risas) no he hablado con él pero eso se lo dejo a mi mamá que está en Cambio Radical. Yo a él para las presidenciales lo apoyé en primera vuelta y en la segunda apoyé a Duque, ya fue una decisión mía. Yo nunca fuí parte de Cambio Radical, pero él lo ve como algo personal, él lo ve como contra mi mamá. Y fue una decisión que yo claramente le dije a mi mamá ‘¡lo siento¡’, a mi mamá le convenía que yo me fuera por Cambio Radical, pero ella misma vio que las puertas estaban mucho más abiertas en el Partido Liberal. Respeto a Germán Vargas pero me sentí más cómoda en el Partido Liberal y ojala se le pase, ojalá no lo tome personal.

SEMANA: Usted se ha declarado seguidora de Jesús y varios escritores como Kamal Salibi indicaron que Jesús fue un político de su época, ¿qué piensa al respecto? ¿Qué opina acerca de la mezcla de estas dos?

S.C.: La política ha perdido un poco lo que es, y por eso la gente ha perdido un poco la confianza, un político es un servidor de la comunidad pero se ha volteado el papel y es la gente la que le sirve al político. Si ves la vida de  Jesús, el dijo ‘yo vine para servir y no para ser servido’, imaginate si todos los políticos tomaran el lema de Jesús, nuestra ciudad sería totalmente diferente. Jesús no vino a hacer abiertamente política pero nos mostró el camino de hacer políticas que van a cambiar la ciudad. !Servicio! Y eso va a estar muy arraigado a la campaña y a los 4 años, queremos servir a la comunidad, y es junto con ellos que vamos a servir;  entonces Jesús es mi ejemplo hasta en eso, el servicio debe ser el corazón de la política.

En cuanto a la mezcla de la política y la religión, mira que a  veces lo intentan ver como que no son compatibles y no estoy diciendo que debemos mezclarlas, al contrario, debemos levantar personas con principios que la religión te da pero llevarlas al servicio, no metiendo la política. No quiero mezclar todo; pero si voy a lo bueno de una vida con Dios, es importante llevar los valores, el servicio, la honestidad y en esta iglesia lo encuentras. Así mismo lo voy a llevar al servicio de la política.  

SEMANA: Estaba alejada de redes sociales, ¿por qué decidió  volver ahora?

S.C.: A mi me encanta es Instagram y volví también Twitter por que sé que para tener una voz en el ámbito político esto es fundamental y si quiero hacer algo no debe ser solamente por Instagram, la verdad me faltó  constancia algunos años pero volví. 

SEMANA: Alguna vez dijo que el mejor presidente que ha tenido Colombia era Álvaro Uribe. ¿Sigue pensando lo mismo?

S.C.: Pienso que él le aportó muchísimo a la nación y personalmente le tengo gran aprecio al presidente Uribe. Yo vi de cerca lo que es la inseguridad porque como familia fuimos víctimas de un atentado en el centro de Bogotá, mi padre recibió cinco impactos de bala y mi mamá recibió uno, toda mi familia estaba en el carro y era la época donde la tasa de inseguridad era la más alta en la nación y varios años después llega Uribe y su slogan era seguridad, seguridad, y fué algo que vimos. Ha sido muy leal, muy papá, todos los presidentes tienen sus fallas pero lo admiro mucho. 

SEMANA: De cara a las próximas elecciones presidenciales y a raíz de los recientes y  constantes enfrentamientos a través de redes sociales entre Uribe, Petro, Fajardo, ¿ideológicamente con quién podría identificarse más?

S.C.: Cualquier cosa puede pasar, yo he sido muy de “derecha centro” y voy a buscar a alguien con esos principios y que defienda lo que yo pienso que es lo mejor para el país, pero mejor veamos primero alcaldía y concejo y luego pensamos en presidencia. 

SEMANA: Usted se ha manifestado en contra del matrimonio o adopción de personas del mismo sexo, y dentro de los principios del Partido Liberal se habla de “equidad de género”, ¿no cree que eso estaría en contra de lo que usted piensa o pensaba en ese momento?

S.C.: En cuanto a ese tema, no me estoy enfocando abiertamente porque no es algo que voy a defender o proponer desde el Concejo, no estoy en contra de alguien, estoy es en contra de una práctica por mis principios y hay personas que van a defender los principios de ellos y se me hace que todos necesitamos una voz. Los respeto, no es nada contra ellos pero al mismo tiempo no me meto porque sería doble, sería tibia.

SEMANA: Muchos dicen que usted es  una delfín política más, ¿qué opina de eso?

S.C.: La verdad le doy gracias a Dios de que no estoy empezando de cero y eso no lo niego, respeto mucho lo que mi madre empezó desde hace 30 años sola, siendo la primera senadora cristiana del país. No me veo como una delfín política sino como alguien que va a continuar un legado. Voy también  a dar algo nuevo, por eso escogí el partido donde voy a estar y quiero potencializar lo que se ha hecho. 

SEMANA: “La Paz se escribe con Z”, fue algo que publicó en época electoral en apoyo a Óscar Iván Zuluaga. Después ganó Juan Manuel Santos y se firmaron los acuerdos,  y esto trajo al menos de manera temporal una disminución de la violencia. Ahora, viendo lo que está sucediendo en Colombia en temas de conflicto y al regreso de la violencia, ¿qué cree que debe hacer el gobierno para lograr una paz definitiva?

S.C.: Siempre apoyé que debía haber un proceso de paz, no estaba de acuerdo con el que estaban proponiendo, se necesitaban modificaciones pero siempre puede mejorar, estoy totalmente a favor de la paz y se debe buscar la mejor forma para todos y que todos puedan sentir que fue lo mejor. Algunos no quedaron tan satisfechos pero el tema de la paz es un poco complejo. 

Yo fui a Sudáfrica hace uno años y de allí se pueden aprender muchas cosas del proceso de paz que se llevó a cabo, allí trabajaron mucho lo que fue el perdón con Nelson Mandela, donde las personas que cometieron actos terribles confesaban y las perdonaban, pienso que aquí se deben unir las dos cosas, que las víctimas perdonen pero por el otro lado que no se vea que se está premiando a las personas que cometieron actos que en el momento fueron muy fuertes para nuestra sociedad. En conclusión pienso que lo que se ha hecho es un avance y es de gran alegría poder continuar, que se mejore y que lleguemos a decir ‘se alcanzó el perdón, se alcanzó que ellos de cierta manera tuvieran justicia’, pero con la ayuda de Dios y de buenos gobernantes  se va a alcanzar ese equilibrio.

SEMANA: Usted estudió en la Universidad de Regent (Virginia) ¿que aprendió allí que pueda ahora aplicar si llega al  Concejo de la capital?

S.C.: Pienso que tengo una ventaja, en cuanto estudiaba, viajé a varias ciudades reconocidas de Latinoamérica y del mundo, también daba conferencias para jóvenes y pude ver lo que Bogotá puede ser. Fué muy interesante por que estaba aprendiendo sobre el sistema de gobierno Americano pero enfocado a las relaciones internacionales y por otro lado veía que Bogotá podría ser mucho más y no quiero que Bogotá siga como está, en todas las ciudades siempre que iba estaban mejor y cada vez que yo venía a Bogotá estaba igual o peor; entonces pienso que puedo aportar algo totalmente nuevo pero es con la ayuda de todos, la verdad sola es imposible y quiero traer algo de lo que he visto y sentarme con las personas para encontrar la Bogotá del futuro, y la Bogotá del futuro es ahora y no dentro de 30 años. 

Artículo publicado en: https://www.semana.com