La montaña nos tapó el Meta
Foto tomada de: https://www.pulzo.com

La montaña nos tapó el Meta

Cuando las lluvias llegan, la vía Bogotá-Villavicencio empieza a sufrir estragos y este año no fue la excepción. Sin embargo, la situación parece haber empeorado pues la vía estará cerrada de manera indefinida, afectando seriamente el comercio y la economía no solo del departamento del Meta sino del todo el país. Se estima que las pérdidas para el departamento están cerca de los $800.000 millones.

El sector ganadero, agrícola, de hidrocarburos, turístico, entre otros han manifestado su preocupación por las pérdidas ya generadas y las que se esperan. La gobernadora y los gremios han solicitado que se declare la emergencia social, económica y ambiental con el fin de que el Gobierno pueda tomar decisiones para el control de precios de los combustibles en la región, de los tiquetes, los fletes, entre otros (Granados, 2019). Ya que, la vía alterna para poder llegar al Llano es por la vía al Sisga, mediante la cual los costos y los tiempos se incrementan.

El Gobierno, a pesar de la crítica de algunos, ha estado al tanto de la situación y destinando recursos para la misma. Debido a la petición mencionada de los gremios y la gobernadora del departamento, el Ministro de Agricultura se reunirá con los gremios para encontrar pronta solución a la situación y la próxima semana se realizará un consejo de ministros en el departamento (López, 2019). No obstante, las soluciones deben ser a largo plazo y no solo por esta crisis, pues como se mencionó, cuando llega la temporada de lluvias el problema persiste ocasionando grandes pérdidas al país. Al principio la vía se cerraba por 24 a 48 horas y hoy como vemos, la situación empeoró y el cierre es indefinido.

Más allá de encontrar si el culpable fue el contratista de la vía, la granja de avicultura cercana a la zona, las lluvias u otros, es importante plantear soluciones rápidas y duraderas para esta crisis, pues además de las pérdidas económicas generadas, las comunidades cercanas están en riesgo por los sedimentos que han caído al río y lo podría represar. Afortunadamente, Defensa Civil hace presencia en la zona realizando simulacros de evacuación ante cualquier eventualidad.