Levanta la voz contra el trabajo infantil
Foto de Beth Macdonald

Levanta la voz contra el trabajo infantil

Cada 12 de junio el mundo levanta la voz en contra del trabajo infantil y pone sobre la mesa una triste realidad. Resulta difícil creer que en pleno Siglo XXI aún encontremos millones de niños alrededor del mundo siendo explotados o realizando trabajos que no les corresponden. Esta situación es una infamia y es por ello que no hay que escatimar esfuerzos para ponerle fin.

El trabajo infantil no es más que una evidente violación a los derechos de niños, niñas y adolescentes. Los menores que se ven expuestos a esta situación no solo están siendo afectados en su proceso de desarrollo sino también en el goce total de sus derechos.

Está en las manos de todos buscar una solución a dicho problema. A partir de las pequeñas obras se puede ir construyendo el cambio. Los lugares que los menores deberían frecuentar son el colegio, los parques, las bibliotecas, etc. y no fábricas, construcciones, tiendas o campos de cultivo.

Lamentablemente en Colombia aún es recurrente encontrar niños, niñas y adolescentes desempeñando algún tipo de trabajo. Es por ello que se ha legislado acerca de dicha situación para así tener elementos suficientes para identificar la problemática y combatirla.

Encuentra más artículos sobre infancia aquí

El trabajo infantil en Colombia

La legislación en el país considera que existe trabajo infantil cuando se cumplen las siguientes condiciones:

1.   Tener menos de 15 años y estar trabajando.

2.   Que los adolescentes entre los 15 y 18 años que se encuentren trabajando estén realizando actividades que podrían catalogarse como peligrosas o nocivas. Algunas de ellas son prostitución, producción de pornografía, producción y tráfico de estupefacientes, entre otras. Todas las prácticas catalogadas como peligrosas o nocivas se encuentran en la Resolución 1796 del 2018, expedida por el Ministerio de Trabajo.

3.   Que lleven a cabo actividades relacionadas con oficios del hogar que superen las 15 horas semanales.

En Colombia se ha llevado a cabo una importante labor para poner freno a este flagelo, aunque aún hay un camino largo por recorrer. Según cifras del DANE entre octubre y diciembre de 2021 la cifra de menores entre 5 y 17 años que estaban trabajando era de 508.000. Los cuales se encontraban distribuidos de la siguiente manera: 316.000 en los centros poblados y zona rural, y 192.000 en las cabeceras.

Durante los últimos años la disminución del trabajo infantil en el país ha sido muy notoria, pero aún tenemos el reto de lograr la cifra deseada, el 0%. Al hacer la comparación del cuarto trimestre de cada año desde el 2012 al 2021 se puede observar que este problema ha bajado 5.5 puntos. Sin duda un gran avance, pero el trabajo debe continuar, es necesario frenar el trabajo infantil en el país.

Datos tomados del DANE.

Ahora bien, hay un problema derivado de esta situación que no se puede ignorar y es que los más afectados son los menores del género masculino. Lo anterior se determina según las cifras del DANE que demuestran que, hay más hombres trabajando en comparación a las mujeres.

Datos tomados del DANE

No se puede permitir que en una sociedad que busca igualdad nuestros niños y adolescentes tengan menos opciones frente a las mujeres. Su género y las características que biológica y culturalmente se asocian a este no pueden ser un condicionante para vulnerar sus derechos.

Tal y como se ve en el gráfico anterior el trabajo infantil es causante de que muchos menores no sigan con sus estudios. Un menor que no tenga la oportunidad de crecer intelectualmente tendrá menores oportunidades de desarrollo como individuo de una sociedad.

Es importante seguir invirtiendo y creando programas que ayuden a esta población. En algún momento esos niños a los que no se les garantizó una infancia feliz serán adultos y las consecuencias no se harán esperar. Arrebatarle a un niño su infancia, sus sueños y esperanzas es arrebatarle un adulto feliz y éxito al país.

Es por ello que en Ante Todo Colombia estamos comprometidos con la infancia.  Es por ello que proponemos reducir la deserción escolar en el área rural. Para eso se debe hacer un estricto seguimiento y acompañamiento a las familias en el área, y generar incentivos para que los niños sigan en la escuela.

No olvides seguirnos en TwitterInstagramFacebook Youtube