¡Nuestro camino hacia a la igualdad continua!

¡Nuestro camino hacia a la igualdad continua!

El diciembre de 1957 fue una fecha especial en nuestro país, después de años de lucha, las mujeres pudieron ejercer su derecho al voto. Sin embargo, derechos fundamentales como el de la educación no era para todas las mujeres y se educaba para realizar tareas domésticas. La situación en materia de remuneración tampoco era muy alentadora, solo hasta 1931 las mujeres pudieron recibir su sueldo de manera directa, y en cuanto a la participación política, fue hasta 1955 que pudimos tener la primera gobernadora (Semana, 2018). Los años han pasado y la situación frente a los derechos de las mujeres han mejorado y progresado, pero aún falta mayor compromiso social y político para vencer la desigualdad y la vulneración de los derechos de la mujer.

Actualmente y por primera vez llegó una mujer a la vicepresidencia de nuestro país; la participación de las mujeres en política ha aumentado en un 10% en 24 años; gracias a la ley de cuotas se ha garantizado que el 30% de los cargos de representación de nivel directivo deben estar ocupados por las mujeres; seis mujeres dirigen medios regionales; en el periodo de 2013 a 2017, las mujeres representaron el 51% de la población beneficiaria de créditos para el fomento agropecuario (Mujer, 2018); en el ranking del Foro Económico Mundial de equidad de género, el país pasó del puesto 40 al 22; en 2015 se sancionó la ley 1761 dando reconocimiento al feminicidio como un delito independiente del homicidio. Estos son algunos avances que se han obtenido a favor de las mujeres, pero como se mencionó, aún faltan mucho por mejorar.

El desempleo y las brechas salariales siguen afectando más al género femenino. Por ejemplo, el desempleo-de acuerdo con el Dane-afecta a 16,9% de las mujeres frente al 9,8% de los hombres, siendo ellas las que más horas destinan para las labores del hogar; en cuanto a la brecha salarial se registra que es de un 30%, es decir, que se necesitan 54 años para alcanzar igualdad. A esto se suma los casos de feminicidio, en 2019 se registraron 796 y según Medicina Legal 20 mil mujeres están en riesgo de ser asesinadas en nuestro país.

Ante el alarmante panorama hacia la mujer, no nos podemos quedar en la preocupación o en la indignación, hay que tomar acciones como plantear una reforma judicial efectiva y ágil para que se brinde protección a las mujeres y ningún caso de feminicidio quede en la impunidad.  Asimismo, se debe trabajar con el BID para crear fondos de capital con una línea exclusiva para apoyar el emprendimiento femenino, y promover que la licencia de paternidad se extienda, la crianza no es solo una labor única de las mujeres.

La educación juega una pieza fundamental para romper las desigualdades, por eso se debe reforzar las cátedras de Ética y Cívica en el sistema educativo donde se fortalezca el respeto hacia las personas y generar programas que eduquen y empoderen a las niñas desde la primera infancia, como se realizó con el programa Juntos por la Niñas, promovido por el concejal de Bogotá, Nelson Cubides, para que las niñas aprendan a tomar decisiones con juicio crítico y manejar situaciones de crisis.

Lograr cambios en nuestra sociedad sobre el respeto y garantías de protección hacia las mujeres tomará tiempo, pero es importante que reconozcamos los logros producto del esfuerzo y de la lucha realizada por cientos de mujeres colombianas a través de la historia, y que sirva de recordatorio para continuar promoviendo políticas de cambio como las mencionadas.

Unidas somos invencibles.

Feliz Día Internacional de La Mujer.