Primó el bien particular sobre el común
Foto tomada de: https://www.ojodigital.com

Primó el bien particular sobre el común

La frase más común de escuchar en cualquier facultad de ciencia política, o áreas relacionadas con la política, es: el fin último de la política es el bien común. En otros términos, la política debe buscar velar por el bienestar de todos los ciudadanos, buscar hacer primar el bien colectivo, sobre el particular. En esta labor los actores principales son los miembros de las distintas ramas del poder: la ejecutiva, legislativa y judicial.

En este orden de ideas, resulta frustrante y vergonzosa la decisión adoptada por la Corte Constitucional de permitir el consumo de bebidas alcohólicas y psicoactivas en espacios públicos ¿Acaso no nos cansamos de decir que los niños y niñas van primero? ¿Acaso no nos la pasamos buscando alternativas para combatir el microtráfico? ¿De qué puede servir que hace unos meses la policía haya hecho un operativo de gran escala para atrapar a los jibaros que vendían droga en inmediaciones a la Universidad de los Andes, si ahora es permitido consumir drogas en cualquier parte?

De mantenerse la decisión, las familias colombianas tendrán que aguantar en el parque a los borrachos, los niños estarán expuestos al olor a marihuana por todos lados, y aún peor, serán presas fáciles para los miles de jibaros que se ven beneficiados con esta decisión. Este tema no es ideológico, es un tema de protección a los niños, niñas y adolescentes, en el que los colombianos, en su mayoría, nos encontramos de acuerdo.

Ante Todo Colombia manifiesta su rechazo contundente a la medida adoptada por la Corte, por considerarla en contra del bien común, por considerarla contraproducente en la lucha constante contra el microtráfico y por considerarla un ataque a la protección de los niños, niñas y adolescentes colombianos.