Arauca: Historia de una región condenada al estigma
Foto tomada de: El Colombiano

Arauca: Historia de una región condenada al estigma

Arauca, es uno de los treinta y dos departamentos que hacen parte de la geografía colombiana. Está localizado en los llanos orientales de Colombia. Además, está conformado por siete municipios: Arauca (capital), Arauquita, Cravo Norte, Fortul, Puerto Rondón, Saravena y Tame.

Cuando se habla de Arauca en el interior del país, siempre terminan relacionándonos con grupos armados. Grupos, que históricamente han delinquido en nuestra región. Sus acciones han dejado huellas de violencia imborrables. Los araucanos seguimos pagando con el estigma social. Los araucanos seguimos pagando las consecuencias de guerras absurdas. Guerras, que han liderado personas ajenas a la amabilidad y a la disposición de servicio que nos caracteriza. Arauca es mucho más que guerrillas y delincuencia; Arauca es cultura, historia, tradición y turismo.

Sin perjuicio de lo anterior, vivimos una difícil realidad que se resume en el abandono al que nos tiene condenado el estado. Seguimos en vía de desarrollo pese a que, somos productores de petróleo y con nuestra economía, se han enriquecido todos los departamentos. Los municipios de Arauca, no cuentan con carreteras y obras de infraestructura que resalten. Aun, cuando en el pasado las inversiones económicas fueron gigantescas.

Nos afecta también la corrupción. Quienes nos han gobernado buscan satisfacer a toda costa sus intereses personales. A ellos, se les olvida que el principio esencial de la política es “servir a la comunidad”. La salud en decadencia, la economía paralizada y la crisis fronteriza se suman a las problemáticas sociales que aquejan al pueblo araucano.

Para superar dichos problemas, es preciso trabajar de manera articulada en aras de generar espacios y proponerle soluciones a cada uno de ellos. Los jóvenes tenemos la obligación de empezar a crear espacios de liderazgo y trabajo social. Por tal motivo, creemos que ANTE TODO COLOMBIA es la opción más viable para visibilizar las acciones que desarrollamos. Además nos permite contribuir, en la medida de las posibilidades, al desarrollo del departamento.

Los invito a visitarnos, para que recorran los municipios y se deleiten con los cuadros paisajísticos, que adornan al piedemonte y la sabana. Para enamorarse de Arauca basta con pisar por primera vez su territorio.