¡Colombia tecnológica!

¡Colombia tecnológica!

Colombia no puede quedarse del tren de la innovación tecnológica, la cuarta revolución industrial. Si no nos montamos de una vez por todas, nos quedaremos sin tiquete, como pasó en la segunda revolución industrial. Es decir,  condenaremos a nuestros hijos y nietos a otros cien años de subdesarrollo y atraso.

Los colombianos estamos haciendo uso de la tecnología. Para el 2017, el 62,3% de los colombianos hizo uso del internet. Dicha cifra, ha ido aumentando año tras año. Sin embargo, la innovación en las empresas industriales no va al mismo ritmo. Apenas un 21,5% de éstas fueron innovadoras en un sentido amplio. Lo que quiere decir que, de seguir así las cosas, seremos de nuevo consumidores de tecnología y no productores. La presente nota, condensa a grandes rasgos las propuestas de Ante Todo Colombia para fortalecer la innovación tecnológica en el país.

En el sector de la innovación y la exportación, se deben generar nuevos empleos en los servicios profesionales asociados con la era digital. Se debe profundizar la industria BPO (business process outsourcing), ofreciendo servicios a distancia avanzados en sectores como la banca, las telecomunicaciones y los servicios públicos. Igualmente, se deben brindar estos servicios atendiendo desde Colombia, en inglés y en español, a ciudadanos de todo el mundo.

En cuanto a la infraestructura, proponemos crear “fábricas de productividad e innovación”. Desde allí, se podrán apoyar a las PYMES para que puedan adaptarse a la era digital e incorporen el uso de nuevas tecnologías de producción y administración.

En el sector de la educación, consideramos necesario certificar internacionalmente a todas las escuelas de lenguas. Así como, facilitar el reentrenamiento de los profesores que no pasen las pruebas de idioma y promover que las empresas ayuden a sus empleados a aprender inglés.

En el agro, por su parte, debemos invertir en riego, semillas avanzadas, mecanización, herramientas digitales de apoyo al cultivo y logística para movilizar sus productos. Además se debe apostarle a la generación de economías de escala para atraer inversión y fomentar el desarrollo de los campesinos.

En el área de la salud, se debe incrementar la oportunidad y calidad del servicio con uso de modelos de atención primaria a través de telemedicina. Igualmente, debe existir una única historia clínica digital que haga transparente toda la información del paciente, así se evita la duplicidad de exámenes y diagnósticos entre prestadores.

En resumidas, Colombia debe ser productor de innovación tecnológica. La tecnología nos permitirá lograr solucionar de manera sencilla, problemáticas de índole social, económica y política. La era digital es el inicio de un nuevo mundo. La cuarta revolución industrial presenta oportunidades, pero también retos. De seguir enfrascados en una política paquidérmica que nos pone a pelear alrededor de temas no prioritarios, mientras se nos roban los recursos, nos va a volver a dejar el tren.