La segunda vicepresidencia de la Cámara en el congreso será ocupada por un criminal de lesa humanidad
Foto tomada de: https://www.larepublica.co/

La segunda vicepresidencia de la Cámara en el congreso será ocupada por un criminal de lesa humanidad

La segunda vicepresidencia de la Cámara de Representantes en el Congreso será ocupada por un criminal de lesa humanidad, se trata de alias “Marcos Calarcá”, cabecilla del grupo terrorista FARC. Y es que, este 20 de julio el Congreso designó a sus nuevos directivos para esta última legislatura, y como era de esperarse, la impunidad y la injusticia volvió a brillar en el recinto. Lo anterior, gracias a las irremediables secuelas que ha dejado el Acuerdo de La Habana, en el país.

Alias “Marcos Calarcá” fue uno de los beneficiarios del mencionado acuerdo, pues con decenas de crímenes a su espalda, fue elegido como congresista, sin haber pasado un solo día en una cárcel pagando por sus imborrables delitos y sin haber conseguido el número de votos necesarios para ocupar una curul. Hoy las víctimas, y los colombianos, vemos cómo un criminal preside ahora la segunda vicepresidencia de la Cámara. Este, es un puesto que debería estar reservado para legisladores íntegros y sin tacha de corrupción o terrorismo en sus hojas de vida.

Crímenes de alias “Marcos Calarcá”, criminal de lesa humanidad en el Congreso

Encuentra más artículos interesantes sobre seguridad aquí

Entre los crímenes más recordados de alias “Marcos Calarcá”, está el de la bicicleta bomba en el barrio Fátima en Bogotá en el 2002. Este aberrante suceso dejó como resultado a una menor de edad y 4 policías fallecidos, además de 23 heridos. De hecho, hace unos pocos días, Ante Todo Colombia realizó un recuento de aquel nefasto crimen, que usted puede leer aquí.

Por ese atentado terrorista, alias “Marcos Calarcá” fue condenado a 33,8 años de prisión, más una multa de más de 5,200 millones de pesos. Desafortunadamente, alias “Calarcá” jamás cumplió con dicha condena, ni con el pago de la multa. Hoy, gracias al Acuerdo de la Habana, hoy puede pasearse por el Congreso y por las calles de Bogotá, sin miedo a ser capturado. 

Así entonces, lo que sucedió el pasado 20 de julio en el Congreso, es una vergüenza de talla mundial. Aquí, terminó premiarse al victimario y dejar en el olvido a las víctimas. Como colombianos, debemos tener memoria y no permitir que defensores de los grupos terroristas, borren los terroríficos recuerdos de las organizaciones criminales.

El grupo terrorista FARC, dejó miles de víctimas del conflicto armado en el país. Acabaron con la vida de miles de familias y sus atentados terroristas hoy nos siguen doliendo a todos los colombianos. Desafortunadamente, hoy sus máximos cabecillas son congresistas, no han reparado a sus víctimas y se han pasado por la faja la justicia.

No olvides seguirnos en TwitterInstagramFacebook Youtube