¡Dejen de mamar gallo!

¡Dejen de mamar gallo!

Son 20 las personas que hoy en día están secuestradas por la guerrilla del ELN. Mucho se ha hablado de la liberación de estas personas y de la voluntad de paz de esta guerrilla, pero hasta el momento el ELN no ha liberado ni siquiera a 1 de los secuestrados. El ELN pareciera estar jugando con los colombianos y mientras tanto, hay 20 familias sufriendo por la ausencia de uno de sus seres queridos.

El ELN es un grupo guerrillero, que a raíz del acuerdo de paz firmado entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las F.A.R.C,  ha recobrado fuerza y ha logrado ocupar espacios geográficos y económicos que antes pertenecían a las F.A.R.C. Este fenómeno les ha permitido tomar fuerza y visibilidad, lo que en el pasado no tenían. Los colombianos volvieron a escuchar sobre atentados, sobre secuestros, sobre actos atroces en contra de la población colombiana perpetuados por esta guerrilla.

Sin embargo, entre todos estos actos condenables, el que más ha sonado en los últimos días es el secuestro de 9 personas secuestradas el 3 y el 8 de agosto del presente año en Chocó y Arauca (4 militares, 3 policías y 2 contratistas).  Unos días después de realizado el secuestro de las 9 personas previamente mencionadas, el ELN comenzó a hablar de una posible liberación, siempre y cuando las condiciones estuvieran dadas. Hoy 4 de agosto de 2018 (un mes después del secuestro) no ha pasado nada con la liberación, según el ELN porque las condiciones no están dadas.

El escritor del presente artículo se pregunta ¿Un grupo armado ilegal que privó de la libertad a 4 militares, 3 policías y 2 contratistas trabajadores y honrados, puede exigir condiciones para su liberación? El grupo armado ilegal “ELN” ha buscado entablar conversaciones de paz con el estado colombiano. Pero toma el camino equivocado al pensar, que es por medio de secuestros y atentados contra los colombianos, que puede presionar dichas conversaciones de paz.

No se puede pretender mostrar voluntad de paz cometiendo actos en contra de la población colombiana y sus fuerzas armadas. La voluntad de paz se demuestra trabajando en pro de los intereses del país, en pro de sus ciudadanos. La voluntad de paz se demuestra a partir del reconocimiento de los errores y delitos que cometieron. Pero la voluntad de paz no se demuestra con acciones que hacen daño a la población que supuestamente dicen defender, la voluntad de paz no se demuestra ni con atentados, ni con secuestros.

En resumidas cuentas, el ELN ha venido  recobrado fuerza en los últimos años. Esto les ha permitido perpetuar distintos atentados y secuestros en contra de la población Colombiana, el más sonado: las 9 personas secuestradas en Chocó y Arauca hace un mes. Por tanto, aunque este grupo se ufane de querer firmar la paz, sus actos demuestran todo lo contrario. Como colombianos, debemos exigir la liberación de los 20 secuestrados y detener cualquier tipo de acción que atente contra cualquier ciudadano ¡No jueguen más con los colombianos!