Las FARC siguen mamándole gallo a Colombia

Las FARC siguen mamándole gallo a Colombia

Luego de casi 4 años de firmado el acuerdo de la Habana, las FARC no han cumplido con lo pactado. Sin embargo, estos bandidos han recibido un trato preferencial tras la firma. Esto ya que, el acuerdo les permite ser intocables por la justicia y legislar en nombre de los ciudadanos, así en las elecciones no hayan sacado ni los votos mínimos para tener un parlamentario.

Los importantes golpes que nuestras Fuerzas Armadas le dieron al grupo terrorista FARC, abrieron el camino para una negociación. No obstante, pese a que las FARC llegaban derrotadas, el acuerdo premió a sus cabecillas. Hoy, los mismos que secuestraron, asesinaros, violaron y cometieron masacres no solo están libres y sin haber pagado un día de cárcel, también son congresistas y hablan en nombre de los colombianos.

Pero más grave aún, las FARC ni siquiera han cumplido con unos mínimos a los que se comprometieron en el acuerdo. De 12,070 millones de pesos que se comprometieron a entregar, solo han entregado 2,070 millones. Por una parte, de los 440,020 gramos de oro que anunciaron, solo entregaron 2,540 gramos. Por otra parte, de los bienes que se comprometieron a devolver, han devuelto menos del 1% (8 de 722). Finalmente, de 24,456 cabezas de ganado, solo han devuelto 226.

Las anteriores cifras demuestran que las FARC han incumplido y que no existe compromiso con los colombianos ni con las víctimas. No es justo que un grupo terrorista y narcotraficante, que tiene inmunidad judicial, no entregue todo lo que se ganaron a costa de la sangre de los colombianos. Lo único que estamos haciendo es enviarles un mensaje a otros grupos terroristas: impunidad ¡Gran error!

Ya es hora de corregir el rumbo del acuerdo de paz. Estamos a tiempo de poner a las víctimas en el centro del acuerdo, de exigir una justicia transicional imparcial y eficaz, de fortalecer nuestras Fuerzas Armadas para acabar con la guerra que hoy hay en las regiones. Solo así encontraremos el camino hacia la paz y la reconciliación.