Seguridad: Punto neurálgico de los Colombianos
Imagen tomada de: https://www.semana.com

Seguridad: Punto neurálgico de los Colombianos

Aunque las cifras que se encuentran en el Ministerio de Defensa demuestran que en los últimos años la extorsión, el secuestro y los asesinatos han disminuido,  las situaciones que pasan en el territorio colombiano, muestran que aún hay mucho por hacer en materia de seguridad. Los grupos delincuenciales y los grupos terroristas, siguen estando latentes en el campo y en las ciudades.

Distintos ejemplos ocurridos este fin de semana pueden demostrarlo. Para la muestra un botón, aunque el ELN haya dicho que tiene voluntad de paz y que descansarán de sus actos terroristas por esta semana santa, siguen siendo culpables del sufrimiento de los colombianos a diario.

Ayer, mientras el Batallón de Operaciones Terrestres número 11 se encontraba desarrollando operaciones militares en el Oleoducto de Caño Limón Coveñas, fue atacado por el Frente Héctor del ELN. En el enfrentamiento, el ELN activó un artefacto explosivo que terminó con la vida del Soldado Profesional Pablo Emilio Borja, quien cumplía con su misión constitucional.

Por otro lado, la Infraestructura Energética de los colombianos sigue siendo víctima de los constantes atentados terroristas. Así, durante el día sábado, Ecopetrol informó que el viernes en horas de la noche, fue detonada una carga explosiva en el Oleoducto Trasandino, en Nariño. Según cifras de Ecopetrol, ya son más de 2000 atentados a la infraestructura energética del país en 19 años y van más de 15 atentados en los últimos 4 meses.

Finalmente, en una Institución Educativa en la vereda La Pajosa, el ejército encontró 111 explosivos, que ponían en riesgo la seguridad de los 60 niños y niñas que tomaban clases en este establecimiento educativo. Dicho establecimiento, servía como sitio de refugio de los manifestantes de La Minga, lo que termina de corroborar un secreto a voces: la minga estaba infiltrada por grupos terroristas, que solo buscaban desestabilizar al país y atentar contra la vida de los colombianos.

Es cierto, Nuestras Fuerzas Armadas han logrado importantes avances en la desarticulación de los grupos delincuenciales y terroristas del país.  Por ejemplo, la captura de 5 miembros del ELN en Bogotá y Casanare, que se lucraban de las extorsiones y el envío de armamento  a los distintos frentes del mismo grupo terrorista.

No obstante, desde Ante Todo Colombia consideramos necesaria la recuperación de los 30.000 miembros de las Fuerzas Armadas, con los que dejamos de contar desde el 2016. Los colombianos necesitamos el acompañamiento integral de nuestras Fuerzas Armadas, para acabar con la inseguridad.